Archivos de la categoría ‘TV Series’

the-after-chris-carter-amazon-tv-5

Hoy os quiero hablar de una propuesta que ha llevado a cabo la plataforma Amazon a través de Amazon Studios. Dicha plataforma decidió realizar diversos episodios pilotos para que fuera la audiencia quién decidiera si las posibles series deberían ser emitidas en toda su expansión.

Este es el caso de The After. Chris Carter es el encargado de crear esta historia de ciencia ficción ambientada en una situación post-apocalíptica (o a punto de serlo). ¿Quién es Chris Carter? Pues, nada más y nada menos, que el creador de una de las series de televisión míticas por excelencia, Expediente X.

The After se envuelve de una dramatización muy bien planteada, desde mi punto de vista. Juega con giros dramáticos bien planteados y que cogen al espectador de improvisto. Su deber es llamar la atención y crear una tensión que haga que los espectadores quieran continuar con la historia.

El episodio discurre en la ciudad norteamericana de Los Ángeles donde se lleva a cabo una introducción perfecta de los personajes principales. Pero no nos dejemos engañar, ya que las sorpresas están garantizadas hasta el final del episodio. La trama transcurre oscilante entre la historia de la joven aspirante a actriz y los demás desconocidos que se ven obligados a permanecer juntos ante la situación incierta que se apodera de la ciudad.

the-after-chris-carter-amazon-tv-2

Considero que The After plantea novedades y una revisión de los aspectos fundamentales del género apocalíptico que tanto hemos estado viendo últimamente. Se postula como una visión más realista de lo que podría pasar en una situación real, por ejemplo, la angustia de millones de personas al ver que sus teléfonos móviles no funcionan y se ven totalmente incomunicados. Vivimos en una sociedad donde el smartphone se ha convertido en más que una herramienta, sino en todo un compañero inseparable.

Todo el mundo sabe que el episodio piloto es la prueba de fuego que toda serie debe pasar para poder continuar en la programación de cualquier cadena. Es el primer contacto de la ficción con el espectador, y esta tiene como único objetivo agradar al mayor número de espectadores posible. Es por ello que este episodio es que debe albergar el mayor número de intrigas posible, ya que “enganchar” es su único objetivo.

El episodio piloto de The After fue emitido online hace poco, al igual que otra propuesta de Amazon Studios, Bosch. De este otro piloto os hablaré dentro de pocos días, ya que considero que se merece un post a parte.

Considero que Amazon Studios ha apostado por la reinvención de la fórmula clásica, ya que pregunta directamente al espectador si quiere o no que el proyecto de ficción siga adelante. Si ahorra así, el realizar toda una producción completa, con los gastos que eso supone, para descubrir más tarde que la audiencia no apoya el proyecto.

Si os ha entrado curiosidad os dejo un vídeo de The After. Recordad que podéis ver el episodio completo y totalmente gratis en la web de Amazon.

Anuncios

Black_Sails_Serie_de_TV-188674894-large

Muchas son las expectativas que produjo el estreno de Black Sails. Se intentó vender como no la típica serie televisiva de piratas y en el primer episodio supero con creces dichas expectativas. Pero tras cuatro episodios vistos, me he dado cuenta (y no hay que ser muy inteligente para verlo) de que todo lo que la serie podría ofrecer se añadió en el episodio piloto para procurar enganchar a la audiencia.

Desde entonces no más asaltos a barcos, únicamente vemos a los personajes en una trama interminable de diálogos protagonizados por”tiras y aflojas”, todo ello combinado con unas preciosas playas de arena blanca. Creo que no soy la única en afirmar que me esperaba más tras ver el primer capítulo, ya que pensaba que seguirían con la apuesta de ofrecer planos espectaculares en exteriores muy bien localizados.

Debo admitir que me ha defraudado en cierto modo, pero no dejaría de recomendarla a todos aquellos amantes de las aventuras de piratas. Porque es lo único bueno que esta serie puede llegar a ofrecer es la “similitud” con las clásicas películas de piratas, en el sentido de ofrecer personajes un tanto estereotipados pero con sutiles toques de modernidad. Este es el caso de la relación que mantienen la dueña del bar Eleanor Guthrie y la prostituta francesa Max.

Me pregunto entonces si los guionistas recurren a ofrecer una imagen sin tabúes de una relación lésbica para promover los derechos de dicha comunidad en todos los ámbitos de la televisión y ficción, o por el contrario, porque este tipo de relaciones venden y conducen la serie hacia un determinado target masculino? No soy yo para juzgar, pero mi humilde opinión se centra en inclinarse hacia la segunda opción.

awesome-trailer-for-the-starz-pirate-series-black-sails-1

El argumento me parece medianamente interesante ya que parten de la base de ser una precuela del libro “La isla del Tesoro” de Robert Louis Stevenson. ¿Quién no ha leído este libro? Su trama, como algunos barcos, llega a naufragar en algunas escenas, ya que llega a parecerse más a Spartacus que a una buena ficción de piratas. Como ya he comentado, se han dejado a un lado los espectaculares abordajes protagonizados en el primer capítulo, para ofrecernos un eterno debate en el que no sabes si llegaran al fina a hacerse con el aclamado “Urca de Lima”.

Si tuviera una tabla donde puntuar todas las series que he visto y estoy viendo, Black Sails se situaría con una nota algo mediocre, debido a que prometieron mucha calidad en el primer capítulo y están tirando por tierra todas las expectativas con los siguientes episodios.

Aún así, Black Sails es la típica serie que cuando la empiezas tienes tendencia a seguir y acabarla, aunque no preste mucha atención a la mitad de cada capítulo. Eso sí, tiene algo bueno que casi olvido mencionar, los créditos. Para mí, una obra maestra.

Aquí os dejo el enlace de los Opening Credits:

 

orange-is-the-new-black

Comenzamos un nuevo año y por ende, he comenzado a ver una nueva serie. Creo que por inercia esperé a que acabará la primera temporada para poder visualizar la serie sin cortes y sin tener que esperar semana tras semana a un nuevo episodio. Admito que soy de las que cada semana tiene su propio calendario de series (raro, lo sé) pero veo tantas que al final me acabo perdiendo.

Después de esta introducción algo insulsa, comenzamos un nuevo año y me he enganchado a otra joya que nos dejó el año pasado la empresa Netflix. Una auténtica obra maestra que combina a la perfección pequeños toques de humor con grandes pinceladas dramáticas. Se trata de Orange is the New Black.

6a00d8341bfb1653ef019b01f7d36c970b

Si partimos de la base que es una serie creada por Jenji Kohan muchos llegaréis a la conclusión de que debe ser una buena serie. No sólo porque fue la creadora y escritora de la serie Weeds, sino también, porque todo lo que crea esta señora es una obra de arte.

Partiendo de dicha base, centrémonos ahora en Orange is the New Black. Trata sobre una mujer, Piper Chapman, que entra en la cárcel ebido a que en su juventud transportó dinero procedente de la droga. Desde que pone un pie en la cárcel de mujeres, tanto ella como nosotros, los espectadores, nos encontramos con una multitud de personalidades y personajes que nos dejan sin palabras. La evolución de Chapman a medida que pasa el tiempo es espectacular, todo ello, ayudándose de una perfecta sincronización de personajes que hace de Orange is the new black un perfecto ejemplo de humor negro y satírico.

Muchos son los personajes secundarios que se encuentran con Chapman, pero están tan perfectamente definidos que se hacen indispensables en cada episodio. Tengo mi particular devoción por el personaje de Red, una cocinera rusa que se ha convertido en una de las mandamás de la cárcel. Aunque como crítica, debo añadir que hay algún que otro episodio que la trama no se sostiene, como el de la gallina (lo entenderéis cuando lo veáis).

Una serie altamente recomendable, que me he atrevido a escribir este post antes de que haya acabado de verla. Supongo que este es un aliciente más para poder compartir mi opinión sobre esta serie.

Como siempre os dejo el trailer de la serie para que empecéis a haceros una idea.

Image

Una amiga, hace poco, me preguntó sobre esta serie y yo me dije a mi misma, creo que es hora de que hablemos de una de las grandes producciones de la temporada en la BBC. Es hora de hablar de Peaky Blinders y la controversia que ha provocado.

Muchas son las críticas que he llegado a leer en contra de esta nueva serie de la BBC. Pero para que nos pongamos en situación antes hay que hablar de esta serie y de qué trata.

Peaky Blinders es una serie dramática emitida por la BBC en la que trata de una familia de mafiosos que teme toda la ciudad y que se dedica a las apuesta ilegales. Todo ello ambientando en el Reino Unido de los años 20.

Pinta bien ¿verdad? La serie, según mi modesta opinión, trata de mostrarnos la realidad que había tras la Primera Guerra Mundial en los barrios obreros de las afueras de Birmingham. Todo ello conjugando los problemas personales de los protagonistas de la familia Shelby con la realidad social de la época.

Entonces ¿por qué todo el mundo la tacha de fracaso? Sinceramente, no entiendo el por qué. Desde mi humilde punto de vista, me parece una serie muy bien ambientada, que cuenta con una gran calidad visual y, sobre todo, con un gran reparto en los que nos encontramos a Cillian Murphy, que encarna al patriarca de la familia Shelby (protagonista en la aclamada película de 28 días después) o Sam Neill que interpreta al nuevo comisario que llega a la ciudad de Birmingham (conocido por Parque Jurásico); todos los actores son sublimes y así lo caracterizan con sus interpretaciones. No quisiera olvidar el nombrar a una increíble actriz británica, que ya me encandiló con la miniserie dramática Leaving, y que en Peaky Blinders se vuelve un personaje fundamental, Helen McCrory.

Image

Es cierto que muchas de las críticas ponen el acento en que la trama, tras los dos primeros capítulos, es bastante lenta. Cuesta seguir fácilmente el argumento, debido a que se intercalan los planes de la familia Shelby de hacerse con el control de las apuestas ilegales con el robo de un importante cargamento de armas. Pero considero que, quién está realmente acostumbrado a ver series británicas sabe perfectamente que una de las características de todas las producciones audiovisuales que se hacen en Reino Unido es que estas se caracterizan por su calidad visual y por tener tramas largas y algo lentas.

También hay que decir que esto no es Los Soprano. Tienen algunas similitudes pero quién de verdad quiera ver Peaky Blinders sin interrupciones esta es su oportunidad porque hace poco que acaba de terminar la primera temporada. Otra de las críticas que he leído es que no se entiende la utilización de la banda sonora. Me explicaré. En muchos de los capítulos, por no decir en todos, se utiliza como banda sonora canciones actuales, es decir, que no encajarían mucho con la ambientación de una serie en los años 20. En este punto, tengo que darles la razón porque si estás viendo una serie de época y de repente suena una canción, relativamente “moderna” (no estoy hablando de que se escuche dance o Lady Gaga), pero se trata de una banda sonora que no llega a conjugar con la trama.

Pero dicho una vez todo esto, yo siempre he considerado que no se puede hablar de algo si previamente no lo has visto. Así que para quién quiera ser crítico con esta serie debe, al menos, ver un par de capítulos. Después ya podrá opinar con criterio.

Yo personalmente la recomiendo encarecidamente porque es una serie que no estamos acostumbrados a ver y engancha desde el primer episodio.

Para aquellos que os haya entrado el gusanillo de saber de qué se trata, aquí os dejo el trailer.

Imagen

Volvemos con nuevos temas en “Arte en Serie”. Hoy me gustaría centrar el tema de este post en el regreso de dos grandes del cine. Esta vez, han vuelto a aparecer en dos novedosas y originales series de televisión que han tenido un impacto algo decepcionante en el público norteamericano. Se trata de Michael J. Fox y Robin Williams.

Imagen

¿Quién no recuerda a Michael J. Fox? Quién no lo recuerde, solo tiene que intentar visualizar quién era el protagonista de la trilogía “Regreso al Futuro” (Back to the Future). ¿A qué ahora lo recordáis?

A finales de septiembre, la cadena de televisión norteamericana, NBC, estrenó la nueva sitcom llamada The Michael J. Fox Show, en la que el protagonista era el propio Michael. Este encarga a un ex presentador de noticias en una cadena de televisión neoyorkina, que después de ser diagnosticado con la enfermedad de Parkinson se centró en su salud y en su familia. Cinco años más tarde, los niños son más mayores y Mike decide volver a trabajar, a pesar de su enfermedad.

El concepto es bueno, además, siempre es un aliciente ver como actúa Michael J. Fox. La serie se prioriza el humor y hasta la propia enfermedad del protagonista es a veces parodiada. Considero que es un punto de vista positivo, mostrar a la gente que, aún teniendo una enfermedad tan grave aún se pueden hacer muchísimas cosas. La serie en este sentido es perfecta.

La familia “ficticia” de Michael en esta serie se compone de su mujer, Annie Henry, que la encarna la actriz Betsy Brandt (la inconfundible Marie, cuñada de Walter White); además de los tres hijos y su cuñada.

La estructura familiar es moderna y tradicional a la vez, y los argumentos de cada capítulo se van entrelazando los protagonistas de las tramas. Muestra la sociedad de hoy en día, donde la tecnología se impone a una tranquila charla familiar o donde los hijos adolescentes hacen todo lo posible por no hacer caso a sus padres.

Michael J. Fox Show: La crítica

Es novedosa y original. Muchos tenían muchas ganas de volver a ver a Michael en la pantalla (aunque en este caso sea en la pequeña pantalla), pero siempre hay un pero, aunque considero que es divertida y realmente entretenida, el humor es demasiado básico, e incluso he escuchado comentarios de que no tiene ninguna gracia.

Personalmente, el único episodio que he visto con ganas e impaciencia a que empezara fue el primero. Considero que los demás capítulos son un intento, creo que fallido, de reproducir el impacto que supuso el episodio piloto. Eran esas ganas de volver a ver a Michael J. Fox en acción lo que ayuda a la serie, porque si no fuera por él, no tendría mucho éxito.

Imagen

Ahora cambiamos de cadena, hacemos zapping hasta la CBS y nos centramos en hablar del estreno de la serie The Crazy Ones protagonizada por el gran Robin Williams. Encarna a Simon Roberts, un genio de la publicidad que posee una importantísima agencia en la ciudad de Chicago. Trabaja codo a codo con su hija, Sydney, la cual encarna la actriz Sarah Michell Gellar, y esta tiene que intentar controlar los “ataques” de creatividad que tiene su padre.

Es una serie en tono de comedia (como no podía ser otro), que considero que es divertida, original, desternillante y que incluso, se hace corto los 20-22 minutos que suele durar cada episodio. Es un argumento convincente, al menos que atrae en gran medida, porque tiene algunos toques de Mad Men, adentrarse en el mundo de una agencia de publicidad, pero desde un punto de vista más moderno y actual.

Lo que acabo de comentar sobre las coincidencias entre Mad Men y The Crazy Ones no lo digo a la ligera. Está claro que televisar ahora el proceso de la publicidad ha supuesto un éxito desde que apareció en pantalla Mad Men, y hay claras referencias en The Crazy Ones a esta última serie mencionada, ¿qué mejor que coger un formato de éxito como Mad Men, darle la vuelta para convertirlo en una serie cómica y poner de protagonista a Robin Williams?

En mi opinión: éxito asegurado.

Porque Robin Williams tiene ese encanto que nos ha ido transmitiendo con cada película que ha hecho, al menos yo le recuerdo desde que era muy pequeña, y ahora verle protagonizando el papel de Simons Roberts es una alegría, cada momento es una pura carcajada, porque no sabes qué va a hacer a continuación.

The Crazy Ones: La crítica.

Una serie muy recomendable para aquello que se consideren fans incondicionales de un grande como es Robin Williams. Es una serie divertida, ligera y rápida, puedo asegurar que los minutos pasan volando. Lo importante es que una serie te haga reír.

Pero siempre hay un pero, como en la anterior serie que he comentado, The Michael J. Fox Show, el éxito de la serie depende única y exclusivamente, en este caso, de Robin Williams. Son los protagonistas de excepción los que ayudan a que estas dos series salgan a flote y no se hundan, porque si no fuera por ellos, y la serie tuviera que mantenerse solo con los demás personajes no tendrían ningún futuro.

Aquí tenéis los trailers de ambas series:

The Michael J. Fox Show

 

The Crazy Ones

Comenzamos

Publicado: noviembre 18, 2013 en TV Series
Etiquetas:, , ,

Siempre he querido escribir sobre una de mis grandes pasiones: las series de televisión.

No me considero una experta, pero tampoco puedo decir que no conozca el tema en profundidad, ya que son innumerables las series de televisión que he ido siguiendo desde que tengo memoria.

En esta aportación personal intentaré analizar y criticar, siempre de modo personal, aquella producciones televisivas que me han conmovido o aquellas que me han hecho odiar el episodio piloto.

 

Imagen